Soy profesor porque me gusta enseñar

Don Manuel, fue uno de mis profesores favoritos que me marcó para siempre, por distintas razones: su manera de explicar era excelente, se notaba que le encantaba su trabajo y tan solo observándole, ya aprendías muchas cosas; trasmitía paz y bondad, era generoso y cercano, quería enseñarnos muchas cosas y lo consiguió. De esto hace ya casi 30 años cuando yo tenía 10 y estudiaba 5º de EGB en el Colegio Público Maestro Tarrazona de Puerto Sagunto (Valencia), donde hice párvulos y toda la EGB.

En mi mente recuerdo perfectamente el día que pensé “de mayor quiero ser como Don Manuel, quiero ser profesor y enseñar cosas a otros niños”. Yo me sentaba en la última fila y podía ver al resto de mis compañeros, estaba viéndole como explicaba sentado desde su silla y cómo todos le escuchábamos en absoluto silencio. Era un hombre que aparentaba unos 55 ó 60 años, infundía mucho respeto y le admirábamos. Incluso, recuerdo una conversación que mantuve con una compañera de clase, en la que a la salida del colegio, ese mismo día, le dije “de mayor quiero ser profesor de matemáticas”, ya que se me daban muy bien. Después, la vida me llevó a estudiar informática y, desde hace diez años, me dedico a enseñarla.

¿Y por qué os cuento todo esto?

Hoy, en Microsiervos, he leído el artículo “Educación y nuevas tecnologías y esos «nativos digitales» que no existen”. En cuanto he visto el título, sabía que me interesaría leerlo, como efectivamente así ha sido. En dicho artículo, Javier Pedreira (@Wicho) hace referencia a una charla sobre educación en nuevas tecnologías impartida por Juan García (@blogoff) el pasado sábado, 17 de noviembre, en el Foro Internet Meeting Point 2012 celebrado en Oviedo. En la charla, Juan explica por qué piensa que (y cito textualmente) “tenemos las generaciones más preparadas para hacer un uso brutal de las nuevas tecnologías de toda la historia y nos lo hemos currado muchísimo para joderlas por el camino”. Para comprender porqué Juan puede llegar a afirmar esto, a continuación, podéis ver uno de los vídeos que puso en su charla y que denominó como “el mejor documental antropológico que hay sobre los adolescentes actuales”. Se trata de unas entrevistas realizadas a adolescentes sobre su opinión acerca de las redes sociales y de las peticiones de amistad.



Juan lleva los últimos 4 ó 5 años formando a niños y adolescentes de Asturias (alrededor de 20.000) de primaria, ESO y bachillerato, sobre el uso seguro y responsable de nuevas tecnologías, pudiendo constatar muchísimas carencias, por ejemplo, que muchísimos jóvenes no saben diferenciar la barra del buscador de Google de la barra de direcciones del navegador. También, por ejemplo, un porcentaje altísimo de adolescentes que usan Tuenti “flipan” cuando se les dice que Tuenti tiene oficinas en Madrid y creen que “Tuenti está en Internet, e Internet está en Google”. Juan destaca que los adolescentes carecen de conocimientos básicos de seguridad informática, legalidad, reputación digital y selección de contenidos en la red.

¿Por qué pasa esto? Para Juan, la culpa no es de los chavales ni de los profesores, incluso se arriesga a decir que tampoco es de los padres. No obstante, hace referencia a la siguiente viñeta sobre cómo ha cambiado la educación:

que notas son estas

Por otra parte, menciona la ausencia de una asignatura obligatoria de informática en las distintas etapas educativas de los niños y adolescentes, siendo ésta una de las circunstancias que nos llevan al problema. Algo que, a mi juicio, tiene relación directa con un artículo de Enrique Dans (@edans) titulado La programación, la enseñanza y los niños en el que se hace eco de la siguiente frase (traducida por él) dicha por John Naughton, profesor de la Open University:

“Enseñamos Física elemental a los niños no para que se conviertan en físicos, sino porque viven en un mundo gobernado por la leyes de la Física. Del mismo modo, deberían aprender Ciencias de la Computación desde pequeños, porque viven en un mundo en el que la computación está por todas partes.”

Llegados a este punto, quiero decir varias cosas:

1) Desde hace mucho tiempo no parece que haya voluntad política para impulsar la Informática en la Educación Secundaria Obligatoria. Véase la siguiente esquela publicada en este artículo de la Asociación de Profesores de Informática de la Comunidad Valenciana:

esquela asignatura informatica

2) Resulta muy llamativo, por decirlo finamente, que en muchísimos centros donde se estudia la ESO y el bachillerato no existe departamento de informática, aunque sí se estudie como asignatura. Véase, por ejemplo, la página web del IES Marqués de Villena donde trabajé un par de años, ¿no os parece llamativo que la página del departamento de informática esté en construcción y todas las demás no? Fijaros en un par de detalles más, ¿por qué el listado de departamentos está en orden alfabético, sin embargo informática aparece al final? Y, además, ¿por qué al acceder a dicha página, a los pocos segundos hay una redirección a la página del departamento de tecnología?

departamento de informática en construcción

3) El año pasado estuve dando clases de los módulos Montaje de Componentes Informáticos, Mantenimiento de Sistemas Microinformáticos y Tecnologías de la Información y la Comunicación; el año anterior impartí los módulos de Diseño y Realización de Servicios de Presentación en Entornos Gráficos y Sistemas Informáticos Monousuario, Multiusuario y en Red; el año anterior di Redes de Área Local. Este año me “ha tocado” dar los módulos de Sistemas de Gestión Empresarial y Fundamentos del Hardware. Haciendo un símil, es como si un médico un año es dentista, al siguiente oftalmólogo, después le “toca” hacer trasplantes de corazón, etc. De tal forma que, cada año (al igual que otros muchos profesores de informática) tengo que estudiar nuevos contenidos, probar nuevo software, preparar ejercicios, apuntes, etc. Algo que, por cierto, suelo hacer en mis vacaciones de verano, Navidades o Semana Santa... o habitualmente, cualquier día quedándome hasta las 2 ó las 3 de la mañana, para luego tener que escuchar que algún político ha dicho, o ha insinuado sutilmente, que los profesores somos unos vagos y trabajamos poco:
4) Respecto al uso de las TIC en la educación, tendría mucho que decir y quizás lo haga en un post futuro. No obstante, ahora sólo quiero comentar que, acerca del uso de las redes sociales (Twitter, Facebook, Youtube,...) en la educación, en muchos centros educativos se tiene la norma de prohibir su uso. Algo que pienso es un error; creo que no hay que prohibirlas, sino enseñar su uso adecuado y profesional.

Volviendo al tema con el que iniciaba este post, sigo teniendo el mismo espíritu y ganas de ser profesor para enseñar que cuando tenía 10 años, incluso más. A pesar del esfuerzo que supone y de no ser valorado por ciertos políticos, ni algunos padres, ni algunos alumnos, ni incluso algunos otros profesores,... Yo también fui alumno (todavía lo soy y aprendo cada día cosas nuevas de mis alumnos) y tuve profesores de todos los colores. No obstante, me gusta recordar a aquellos que me dejaron huella, como Don Manuel:

  • Don Armando, de francés en la EGB.
  • Julia, de lengua en primero de BUP.
  • Ramón Ortiz, de matemáticas en COU.
  • David, de educación física.
  • Santiago, de Historia.
  • José Luis Colomer, de filosofía.
  • Julio, de inglés.
  • Paco Blasco y Francisco Sanchis de informática.
  • Ignacio Gil y Vicente Pelechano en la Universidad Politécnica de Valencia.
  • Y muchos más...

Mañana, pasado y todos los días que pueda, daré lo mejor de mí para enseñar a mis alumnos lo que sé (a pesar de las trabas), porque me encanta enseñar, como a la inmensa mayoría de profesores que conozco.

8 comentarios:

Beatriz dijo...

Un artículo estupendo, Carlos; estoy totalmente de acuerdo.

Beatriz

Lola Roda dijo...

Genial Carlos. Totalmente de acuerdo.
Besicos.
Lola

Miguel Ángel Sarmiento Guerrero dijo...

Genial, felicidades Carlos, resume muy bien lo que muchos sentimos. Saludos

Alicia Ramírez dijo...

Muchas gracias, Carlos, por haber puesto en palabras, los sentimientos de muchos de nosotros. Gracias de corazón. Un saludo

Enrique Brotons dijo...

Menos mal que sigue habiendo gente con tu espíritu en la docencia

Victor Alonso dijo...

Estupendo artículo. Enhorabuena por tu vocación,

Y muy divertido vídeo ;-)

Javier Jimenez dijo...

Gran post, Carlos, felicidades. Comparto casi hasta las comas. Lástima que los políticos no se pasen un par de semanas en un instituto para verlo.

Daniel dijo...

Excelente, compañero.

Somos muchos, la inmensa mayoría, quienes pensamos y actuamos como tú.

Un abrazo